Conoce las condiciones laborales de los trabajadores expatriados

Coline Michaux

La globalización y la alta competitividad en el ámbito profesional son factores que ejercen una fuerte influencia en las relaciones laborales, hasta el punto de llegar a transformarla. Un ejemplo de ello es la creciente tendencia a celebrar contratos de expatriación, los cuales son muy llamativos; pero, ¿cuáles son las condiciones que los rigen? Y, ¿qué implicaciones tienen para el trabajador? Estas son parte de las dudas que aclararemos a continuación.

La figura del trabajador expatriado es relativamente nueva. El auge que esta forma contractual ha adquirido en la actualidad obedece, en principio, a la necesidad de desarrollo de una empresa que requiere de servicios especializados, los cuales no consigue satisfacer con recursos humanos locales.

Ahora bien, ¿en qué consisten los contratos laborales de expatriación? Estos aparecen cuando un trabajador presta sus servicios, de modo temporal o permanente, en una compañía cuya sede se encuentra fuera de su país de origen. Dicha situación puede producirse como consecuencia de un mandato del patrono, una iniciativa del empleado o por un acuerdo entre ambos.

Normas y condiciones laborales a los contratos laborales de expatriación

Cuando un ciudadano español se encuentra ante la posibilidad de desplazarse a otro país como expatriado, debe tener presente varias cuestiones primordiales. Para empezar, conviene mencionar que las partes que intervienen en el contrato laboral gozan de la prerrogativa de poder elegir la ley que los regirá, siempre que las disposiciones del mismo no afecten los derechos irrenunciables de los trabajadores.

En consecuencia, existen ciertas condiciones laborales de los expatriados que ningún convenio puede contravenir. Una de ellas se encuentra en el Estatuto de Trabajadores, donde se establece que, a quienes presten sus servicios en sedes extranjeras de empresas nacionales, se les aplicará la legislación laboral de España y se asegurarán los derechos económicos reconocidos en el país.

contrato de trabajador expatriado

Por otra parte, es preciso aclarar, desde un principio, cuál de los sujetos laborales ha tomado la iniciativa. En este sentido, si la misma surge del empresario, tendrán que aplicarse las condiciones previstas en el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores.

En lo referente a la seguridad social, las normas aplicables dependerán de los convenios existentes entre España y el país de destino. No obstante, cuando el trabajo se realice dentro de la Unión Europea, la regla general es que las cotizaciones se llevarán a cabo en la nación donde se presta el servicio. Sin embargo, existen dos excepciones:

  • Cotización en España. Se aplicará este supuesto en aquellos casos en los que el contrato de expatriación no supere los dos años.
  • Cotización en el Estado de residencia. Esta norma se aplicará cuando el trabajo se lleve a cabo en más de un país.

Adicionalmente, es importante mencionar que las condiciones de los expatriados españoles también se encuentran previstas en los reglamentos que la Unión Europea ha desarrollado sobre la materia. Las mismas regulan aspectos tales como: vacaciones, salud e higiene, salario, igualdad en el trato, entre otros y serán la referencia mínima cuando el desplazamiento se produzca hacia un país miembro.

¿Hay ventajas en convertirse en un trabajador expatriado en España?

Aceptar la propuesta de trabajar como expatriado, requiere del examen detenido de las circunstancias que giran en torno a este tipo de contrato. Por una parte, han de sopesarse los elementos personales, que serán específicos de la persona a quien se le haga la oferta. Por la otra, es menester tener presentes los beneficios jurídicos y profesionales aprovechables, entre los cuales figuran:

    • Mejor salario. Aunque no es una regla absoluta, en la gran mayoría de los casos las condiciones económicas de los expatriados mejoran con respecto a las de su país de origen. Esto es debido a que los salarios tienden a ser mayores, en virtud de una forma de compensación por los cambios que supone la movilización a otra nación.
    • Beneficios tributarios. Una buena negociación de las condiciones del expatriado, permite al trabajador pagar los impuestos del país que más le convenga. A tal efecto, deberá evitarse la doble imposición y, en caso de querer mantener el domicilio fiscal español, prever lo necesario para que dicha petición sea procedente.
    • Mayor experiencia profesional. El intercambio cultural y el desempeño en otros espacios, constituyen una oportunidad para mejorar el perfil profesional. Esto a su vez, se traduce en un incremento de la competitividad, proporcionando la posibilidad de seguir creciendo dentro de la empresa.
    •  

Las condiciones de los expatriados pueden llegar a ser muy favorables, cuando su trabajador es representado por profesionales. Empresas como Eres Relocation resultan de gran ayuda a la hora de llevar a cabo, con las mejores garantías. ¿Tienes dudas sobre esta figura laboral? Puede contactar con nosotros y le ayudaremos en la medida de lo posible.

Recent posts

Conoce las condiciones laborales de los trabajadores expatriados

¿Cómo obtener una visa de trabajo en España para mis trabajadores? Descubre sus requisitos

Eres recibe el premio BristolNet y renueva su Certificación